¿La innovación no-tecnológica no es para mí?

Existen múltiples definiciones y marcos teóricos sobre qué es innovación no-tecnológica y que supone aplicar este tipo de innovación en la empresa. No obstante, la ambigüedad del término no ayuda a familiarizar este concepto en el ámbito empresarial lo que dificulta su adopción, pero ¿Qué es innovación no tecnológica? ¿Qué supone ser innovador en términos no-tecnológicos? y ¿Qué implicaciones tiene este tipo de innovación para la empresa? (más…)

Leer Más

Clústeres y valor compartido… ¿Cómo cocinamos esta tarta?

Filantropía, responsabilidad social corporativa… las acciones empresariales orientadas a la sociedad han respondido históricamente atenuar las externalidades negativas que la actividad industrial ejerce en la ciudadanía. Estas estrategias, buscaban principalmente crear conciencia en la sociedad de que la empresa se implicaba en su bienestar con el objetivo de mejorar su reputación y para ello se destinaban parte de sus recursos, como el pedazo sobrante de la tarta que supone el negocio empresarial. (más…)

Leer Más

El valor de la transformación organizativa en la competitividad de las PYMEs

La RAE define “transformar” como un verbo transitivo que implica hacer cambiar de forma a alguien o algo. Esta definición vaga y fría, cobra un significado más terrenal cuando le añadimos el adjetivo “organizativa”, que corresponde a la asociación de personas reguladas por un conjunto de normas en función de determinados fines.  La transformación organizativa, tal y como la reconoció la OCDE en 2005, es una innovación per se que implica nuevas prácticas empresariales, formas de organización del lugar del trabajo y maneras de organizar las relaciones exteriores de la empresa.  El tamaño empresarial es uno de los principales factores que condicionan este tipo de estrategias de cambio. (más…)

Leer Más

¿Cómo puede diversificar la pequeña empresa?

No hay una fórmula exacta, ni un patrón definido de los pasos que debe da la pequeña empresa a la hora de diversificar, pero sí que hay algunas pautas que facilitan o impulsan la diversificación dentro de las empresas. La principal, tras definir el objetivo, es la de ir poco a poco, avanzando con pequeños pasos, pequeños gestos. Aunque se trate de una comparación muy simple, recurrente quizá, se trata de ir cuidando a la empresa como si de una planta se tratara. Hay que sembrar-regar-cuidar la planta hasta que al fin comienza a dar frutos. Cuando se trata de diversificar hay que hacer algo similar pero en este caso la semilla es la persona (el trabajador) y por tanto tenemos que: fomentar su participación; motivarlo y premiar su buen hacer; liberarlo de sus rutinas diarias para que pueda innovar; dotarlo de formación aplicada a las necesidades de la empresa; facilitar su relación con el cliente y otros agentes; interaccionar con el entorno, y permitir que conozca las últimas novedades y el funcionamiento de otras empresas a través de ferias o visitas; comunicarle en todo momento y de manera transparente el devenir de la empresa. (más…)

Leer Más