¿Cuál es el nivel de progreso social que hemos alcanzado?

La semana pasada tuvieron lugar en Bruselas los Open Days, cuatro días plagados de eventos que congregaron a más de 6.000 personas para intercambiar experiencias sobre desarrollo regional y urbano. Durante uno de esos eventos presentamos los resultados provisionales del Índice de Progreso Social Regional Europeo, que se ha calculado para 272 regiones. Este índice es producto del trabajo conjunto entre la Dirección General de Política Regional y Urbana de la Comisión Europea, la Social Progress Imperative  y Orkestra. Se trata de una adaptación del  Índice de Progreso Social que se computa para los países a nivel mundial.

El objetivo de ambos índices es medir el nivel de progreso social. Parten de la idea de que, aunque progreso económico y progreso social están relacionados, los indicadores económicos no son suficientes para valorar el éxito en la mejora del bienestar de los ciudadanos, entendido en un sentido más amplio. Se trata de indicadores compuestos que incluyen únicamente variables de carácter social y medioambiental que miden resultados. Es decir, no se utilizan variables que miden los esfuerzos que se están haciendo para la mejora del bienestar, porque esos esfuerzos pueden materializarse o no en unos mejores resultados. Los indicadores se agrupan en torno a un marco común, que contiene tres dimensiones (Necesidades humanas básicas, Fundamentos del bienestar y Oportunidades) con cuatro componentes en cada dimensión.

La diferencia fundamental entre el índice global y el regional europeo reside en los indicadores seleccionados para poblar cada componente. Los indicadores individuales no son iguales por dos razones. La primera es que no todos los indicadores que están disponibles a nivel nacional lo están también a nivel regional. Este sería por ejemplo el caso del índice de libertad de prensa, uno de los indicadores que forman parte del componente de acceso a la información y las comunicaciones, que la organización Reporteros Sin Fronteras publica para 180 países. La otra razón es que indicadores que son relevantes en otros lugares, no lo son para el contexto europeo. Así, en el contexto europeo no se han utilizado indicadores de alfabetización o matriculación en educación primaria en el componente de conocimientos básicos porque se considera que éstos deben incluir al menos la educación secundaria.

Los resulSPItados del Índice, que se representa en el mapa con tonos verdes para mejores resultados y rojos para peores resultados, y de los tres pilares que lo componen se pueden descargar de la página de datos de la política de cohesión europea, ya que uno de los objetivos que busca la Comisión Europea con este índice es explorar si los fondos de cohesión se están enfocando en los temas adecuados.

Como se puede observar en la Figura 1, el País Vasco se encuentra en las mejores posiciones dentro de España. De hecho, los datos indican que con una puntuación ligeramente por debajo de 70, en España solo es superada por la Comunidad de Madrid. En el contexto europeo el País Vasco sólo alcanza una posición intermedia por detrás de las regiones de los países nórdicos, alemanas o británicas y por delante de las regiones de los países del Este y del Sur de Europa.

Este posicionamiento del País Vasco me lleva a pensar si realmente hemos alcanzado un nivel de progreso social tan avanzado como el que yo creía o si esto se debe a que el punto de referencia era el resto de las Comunidades Autónomas. El resultado del Índice depende de los indicadores que se han podido incluir. Sin embargo, hay elementos del progreso social que son difícilmente medibles y mucho menos a nivel tan desagregado y comparable como el de las regiones europeas. Por lo tanto, no se incluyen elementos tales como el acceso a la cultura o el bienestar de las personas ancianas o con discapacidades. Aunque esto constituye una limitación, no es óbice para  utilizar la información detallada que proporcionan los 50 indicadores que componen el Índice para comenzar a analizar dónde se encuentran las fortalezas y debilidades en cuanto a los niveles de progreso social que hemos alcanzado.

Y no se trata sólo de conocer la situación en la que nos encontramos sino de tomar acciones para seguir avanzando. Para ello, las autoridades públicas pueden formar redes con gobiernos de otras regiones que ayuden a reflexionar sobre cuáles pueden ser las políticas más adecuadas y la mejor forma de implementarlas. Esto incluye sin duda algunos de los elementos referidos a los procesos de innovación social que se han mencionado en entradas previas de este blog. Las empresas, como se mencionaba en la entrada de Íñigo Ruiz de Apodaca, también pueden jugar un papel importante en responder a los retos sociales del territorio convirtiendo lo social en ventaja competitiva.

_________________________

Forman parte de esta serie sobre la dimensión social del desarrollo territorial:

De qué hablamos cuando hablamos de comunicación

Sobre innovación social 

El aprendizaje y la dimensión social del desarrollo territorial

Algunas reflexiones en torno al capital social

The Social Construction of Reality

Ampliando el rol de la Universidad

Innovación social y desarrollo industrial, ¿tienen algo que ver?

El Desarrollo Económico Territorial, la participación ciudadana y el  “Buen Vivir”

Saliendo del armario

Una aproximación a la dimensión social del desarrollo territorial 

Convirtiendo lo social en ventaja competitiva

 

 

sfranco

Susana Franco es investigadora en el Área de Territorio Innovación y Clústeres en Orkestra, a lo largo de su trayectoria profesional ha sido investigadora y profesora en varias universidades británicas y latinoamericanas. Susana tiene experiencia en cuestiones relacionadas con el desarrollo gracias a la labor desempeñada en una ONG, e igualmente ha ofrecido asesoramiento en varias agencias de las Naciones Unidas. En la actualidad realiza trabajos de investigación utilizando técnicas cualitativas y cuantitativas, principalmente en lo referente a clústeres, innovación y competitividad regional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*