Energía, Reducción efecto invernadero

Los perros de trineo y el comercio de permisos de emisión

En el parque nacional Denali National Park and Preserve de Alaska, el Gobierno de los Estados Unidos cuenta con los empleados más económicos y fiables y que más apoyan en la lucha contra el cambio climático: los perros de trineo, que permiten a los guardabosques surcar la inmensidad del territorio en invierno sin generar emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y que además, les protegen ante posibles accidentes.
Parece mentira que cien años después de su fundación y con los nuevos medios de transporte desarrollados, se siga fiando a unos animales esta tarea. No obstante, contribuyen a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en un entorno natural que está viéndose afectado de manera muy llamativa por el cambio climático (pérdida de glaciares , de permafrost, etc.).
La lucha por la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero se está abordando mediante diferentes herramientas, entre las que los mecanismos de mercado están ganando posiciones a nivel mundial, como el comercio de permisos de emisión de GEI.

A modo de ejemplo, China se espera que lance el mayor mercado este año y el pasado mes de abril, se publicaba que la primera subasta de permisos de emisión del sistema cap-and-trade de Ontario había supuesto un hito considerable en un programa que se encuentra aún “en pañales”, pues vio la luz el primero de enero del presente año. Este programa cubre a grandes emisores, a distribuidores de energía y a los importadores de la misma. Con un precio inicial del permiso de 18 US$, su objetivo es conectarse con el sistema de California y de Quebec en 2018.

En la UE también contamos con nuestro sistema de comercio de permisos de emisión, el European Emissions Trading Sheme (EU-ETS por sus siglas en inglés), el primero en su naturaleza.

En esta tercera fase en que nos encontramos (2013-2020) se han adoptado medidas a corto plazo como el backloading, que consiste en posponer la subasta de 900 millones de permisos a 2019-2020, para garantizar su correcto funcionamiento. A más largo plazo, se ha planteado la creación de una reserva de estabilidad del mercado (market stability reserve), a la que se transferirían los 900 millones de permisos anteriores.

En la actualidad está siendo objeto de una larga revisión. Esta revisión busca restaurarlo como bandera de la política climática de la UE, ya que tras varios intentos de reforma infructuosos, sigue sin ser capaz de emitir las señales de precio necesarias para promover las reducciones de emisiones necesarias. La revisión debe además tener en cuenta las condiciones de la participación del Reino Unido tras el Brexit.

Según Julia Michalak, directora de política europea de la IETA, resulta fundamental reforzarlo con el fin de que se evite el desarrollo de normativa regional unilateral que aumentaría los costes y la ineficiencia en la transición hacia una economía baja en carbono.

A la luz de lo anterior, se puede decir que el EU-ETS es un mecanismo complejo que debe optimizarse para la lucha contra el cambio climático, sin embargo, no debemos olvidarnos de que existen muchas otras pequeñas maneras al alcance de los ciudadanos, Administraciones, etc. que permiten involucrarnos en ello, como el empleo de los perros de trineo, que además, permiten conservar cultura, anécdotas y mucho más.

Macarena Larrea

Macarena Larrea

Macarena Larrea es investigadora de la Cátedra de Energía de Orkestra-IVC, de la Fundación Deusto. Es doctora en Promoción y Desarrollo de Empresas por la Universidad del País Vasco, con su tesis de “Internalización de los costes externos de la producción eléctrica”. Máster en Gestión de Empresas Marítimo Portuarias organizado por la Universidad de Deusto en colaboración con la Escuela de Administración Marítima del Gobierno Vasco y Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Deusto (La Comercial), especialidad en Logística y Tecnología. Previamente trabajo en la Cátedra de Estudios Internacionales de la Universidad del País Vasco y, en 2011, disfruto de la Beca de Especialización de Profesionales en las áreas de Asuntos Europeos y Cooperación Interregional, en la Secretaría General de Acción Exterior del Gobierno Vasco. Sus áreas de interés son la energía, la logística (transporte y distribución) y las relaciones internacionales, desde la perspectiva empresarial.