Del “backshoring” a la “internacionalización inversa”: ¿Debe el País Vasco tomarse más en serio la atracción de inversiones chinas?

A pesar de que Steve Jobs dijo a Barack Obama que los puestos de trabajo en el ensamblaje de los iPhones y demás no iban a volver a los Estados Unidos, hay indicios de que selectivamente puede llevarse a cabo una re- y expatriación de la actividad industrial desde países como China.

Por una parte porque para algunas de las empresas occidentales que han instalado allí sus cadenas de producción y abastecen desde allí la demanda global de su producto, el coste de la mano de obra local más los costes logísticos y de operación (incluido el control de calidad y la gestión de suministro JIT) empieza a ser superior a la de crear una estructura productiva descentralizada apoyada por sistemas de distribución específico por continente. (más…)

Leer Más